Las piñas no solo son deliciosas, sino también frutas saludables. Su sabor dulce se asocia con vacaciones exóticas, pero no todos pueden disfrutarlo sin restricciones. ¿Pueden los diabéticos comer piña? ¡Mira lo que opina el especialista al respecto!

Mucha gente piensa que la fruta está prohibida en la dieta de los diabéticos porque contiene azúcares naturales. ¡Es un mito que todavía creemos! La dieta de los diabéticos no solo puede, sino que incluso debe incluir frutas, ya que son fuente de fibra dietética, vitaminas, minerales, antioxidantes naturales, así como de bioflavonoides y otros compuestos necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.

Piña y diabetes: ¿comer o no comer?

Información sobre el impacto de la piña y otras frutas en el organismo, que será de interés para todo diabético, la encontramos en el portal HealthifyMe. El experto en nutrición Parul Dube sostiene que la fruta puede formar parte de una dieta equilibrada para cualquier diabético, pero se debe moderar su consumo y controlar sistemáticamente la ingesta de hidratos de carbono.

Además, según la especialista, no solo las frutas con bajo índice glucémico (IG) son recomendables para los diabéticos. La piña y otras frutas con IG alto también se pueden incluir en una dieta para diabéticos, pero en este caso es muy importante equilibrar los alimentos con IG alto con alimentos con IG bajo. Después de comer productos con un IG alto por parte de un diabético, se recomienda actividad física adicional, lo que ayuda a mantener el nivel adecuado de glucosa en la sangre.

Se debe enfatizar que la piña y otros alimentos con un IG alto deben ser consumidos con moderación por los diabéticos y no deben ser la base de una dieta para diabéticos. Además, hay que prestar atención a la forma en que consumimos las piñas, ya que en algunos productos, por ejemplo, en el jugo de piña o en las piñas deshidratadas, la cantidad de azúcar es mayor que en la fruta fresca.

Piña en la dieta de un diabético – 4 reglas importantes que debes seguir

Consuma piñas y otras frutas en pequeñas cantidades. Después de consumir frutas dulces con un IG alto, controla tus niveles de glucosa en sangre.

  • Combine piñas con productos de IG bajo, por ejemplo, yogur natural o carne de ave.
  • Evite las piñas y otras frutas enlatadas.
  • Evite la piña deshidratada y el jugo de piña.

Dato interesante: la piña congelada tiene un poco menos de azúcar que la piña fresca, por lo que vale la pena usarla, por ejemplo, como complemento de carnes o ensaladas. La piña no pierde su sabor tras la descongelación, pero es necesario comprobar la composición del alimento congelado para evitar comprar un producto con aditivos innecesarios.

¡IMPORTANTE! Al introducir la piña en su dieta, es esencial controlar sus niveles de glucosa en sangre. La fruta no debe ser la base de todas las comidas. El menú diario de un diabético debe consultarse siempre con un médico o dietista.

Resumen

La piña es una fruta con un IG alto, que los diabéticos suelen abandonar. Resulta, sin embargo, que no es necesario si una persona que sufre de diabetes consume esta fruta exótica en pequeñas cantidades, combinándola con productos de bajo IG.